español
Kohl  /  Tú creas el proyecto. Nosotros lo transformamos.

Un trozo de nuestro mundo

La pasión y la comunicación van de la mano
Posted by, admin on 3-febrero-2014

Creo que lo más importante en esta vida es que las cosas que hagas las realices con pasión. Es más, echarle pasión a la pasión, ¡ésa es la fórmula! En los negocios, y en cualquier otro aspecto de la vida, uno tiene que vivir enamorado, ilusionado, con mariposas en el estómago por el nuevo proyecto que se avecina, con luz en la mirada ante un nuevo cliente, con positividad ante las reuniones y con osadía incluso a la hora de vender tu producto o marca.

 

La pasión y la comunicación van de la mano. ¿Alguna vez has escuchado a algún gran comunicador que no invierta toneladas de pasión en su discurso? Hay quienes la utilizan en la manera de expresarse, hay quienes elevan la voz cuando quieren enfatizar algo importante, quien te atraviesa con la mirada, quien es capaz de emocionar con sólo un par de palabras, quien no deja de sonreír de manera sincera y amistosa, quien tiene una voz que te llega al alma, quien diga lo que diga confías ciegamente en él y no sabes el por qué…. Cada uno tiene sus armas en el arte de apasionar pero todas ellas son válidas y todos ellos le “echan pasión a la pasión”.

 

Piensa. Siente. Crea. El sentir que eres bueno en algo y que le echas pasión a la vida y a tu trabajo, es suficiente para romper esas cadenas. Cualquiera que conozca sus dones y talentos tiene una pasión por el mundo  y una gran pasión por hacer de este mundo un lugar mejor. Como decía Sir Ken Robinson en su libro “El elemento”, todas las personas que son felices en su trabajo tiene en común que encontraron su elemento: ese lugar en el que coinciden tus habilidades con tus aficiones; lo que sabes hacer con lo que te gusta. Ahí está la clave del éxito. Haz de tu trabajo tu pasión.

 

En el mundo de la empresa no hay tareas rutinarias; sólo hay modos rutinarios de hacer una tarea.  Si pensamos en cocinar, por ejemplo: puede ser un obligado aburrimiento o una creación excelsa. La creatividad, como la vida, no es lineal. Puedes ser un niño creativamente viejo o un nonagenario creativamente joven. Y cada día el cerebro es diferente. En el trabajo hay que lograr que cada tarea sea un reto fascinante y cada nuevo día un hogar para la creatividad. Ser creativo no quita energía: la da. Las horas parecen minutos; las ideas fluyen y tú con ellas. Estás fuera del mundo y al mismo tiempo dentro de él.

 

La empresa que no crea no vive. Y en Kohl Comunicación vivimos al máximo.

rocio

Rocío Megía

New business