español
Kohl  /  Tú creas el proyecto. Nosotros lo transformamos.

Un trozo de nuestro mundo

Un ejercicio de transparencia
Posted by, admin on 2-abril-2014

Nunca antes los esfuerzos de comunicación por parte de las agencias,  los medios y los anunciantes se han encontrado tan en el punto de mira como ahora.  Los mecanismos para que cualquier mensaje emitido por uno de ellos sea puesto en duda, rechazado, compartido o reafirmado han proliferado de una forma incontrolable para que los “usuarios” los juzguen y los compartan con otros tantos “usuarios”.

De ahí que los emisores se esfuercen cada vez más en la creación y distribución de estos mensajes. No tanto con vistas a demostrar que su postura, labor o producto son los mejores sino con la intención de que los consumidores, lectores y usuarios lo comprueben por sí mismos. El Marketing Experiencial y concretamente, el Neuromarketing son los ejemplos más claros de cómo se está produciendo una tendencia que lleva a introducir a los consumidores en experiencias directamente relacionadas con las marcas y sus productos. El máximo exponente en materia de vincular al consumidor emocionalmente con la marca es sin duda Coca Cola. Recordemos la acción desarrollada por la marca llamada “el cajero de la felicidad” con la que a cambio de 100 euros gratis los benefactores tenían como misión “hacer feliz a alguien”, ¿Qué mejor vínculo puede establecer una marca con un consumidor que la felicidad en sí?

Nos enfrentamos a unos usuarios más inteligentes, más críticos y más conscientes de la labor de las agencias, medios y anunciantes, a quienes en la jerga técnica se les ha denominado “crossumers” y estos no van a permitir que nadie les diga lo que deben o no leer, comprar o defender.

Ante esta situación, y de forma inevitable, todos nos obligamos a llegar al corazón de nuestro público desde la información, la interactividad y la precisión para que aquellos a los que pretendemos llegar dispongan de todas las herramientas para formarse una opinión y sean si cabe, más libres para tomar sus decisiones de consumo.

Por ello, no debemos caer en maniqueísmos como que “se manipula”, “se juega con los deseos y emociones” o se “engaña”, puesto que minutos, y en ocasiones, segundos después de que se difunda una información falsa, éticamente cuestionable o manipulada  habrá alguien que mediante algún dispositivo con acceso a Internet, ponga de relieve estas instancias.

Queremos que si nos sigues, nos compras o nos lees, lo hagas porque te hemos facilitado TODA la información y porque una vez en posición de valorar, decides que somos lo que más te conviene.  Esta es la premisa con la que trabajamos en Kohl tanto a la hora de que un periodista/ blogger gestione nuestros contenidos (probando los productos y dotándoles de toda la información relativa a los mismos) como a la hora de asesorar a nuestros clientes sobre cómo comunicar sus productos a sus actuales y potenciales consumidores.

En definitiva y ahora más que nunca, hacemos un ejercicio colectivo de transparencia porque las reglas del juego han cambiado y este nuevo contexto nos beneficia a todos.

Clara de las Heras

Asistente de Comunicación